Columnas
Editorial: La Mafia del SNTE 53
Por: Redacción el 30 de octubre de 2017
Editorial: La Mafia del SNTE 53
Lo de menos es el zafarrancho que se vivió en el Congreso del Estado la semana pasada, en donde dos grupos antagónicos de la sección 53 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación tomó por asalto el Palacio Legislativo con los saldos ya conocidos.

Lo grave es que la mafia que dirige al SNTE 53 surgió dibujada en su máxima expresión, como enemiga de una clase jubilada y trabajadora que busca mejores condiciones económicas, más justas y solidarias, en medio de la insensibilidad no solo del cacicazgo permanente, sino también de muchos diputados que a lo largo de su carrera política lo único que han logrado es engordar sus chequeras en detrimento de los ciudadanos.

Hay que pedirle desde ya al diputado del PRI Tomás Amador Carrasco, hijo del cacique del SNTE 53 el senador Daniel Amador Gaxiola, cómo es que a sus más tiernos 26 años, con apenas 5 meses de regidor de Culiacán, pudo comprar al contado una casa de 2.8 millones de pesos en el barrio San Javier de La Primavera.

¿Cómo logró el júnior agenciarse ese dinero sin tener la capacidad económica para desembolsar semejante cantidad, si para un maestro trabajador apenas le alcanza para hacerse de una casita de Infonavit de medio millón de pesos, y a pagarse a por lo menos 20 años? Seguramente la respuesta están en esa Cosa Nostra que es el magisterio, una herencia corrupta de su padre.

Según los registros públicos, Tomás Amador gastó en el terreno 749 mil 841 pesos, mientras que el costo de la construcción fue de 2 millones 70 mil 159 pesos.

Lo mismo aplica para el diputado priista Andrés Amílcar Félix, cuando se retacó la boca de indignación debido a que el panista Carlos Castaños y el perredista Efrén Lerma le arrebataron el micrófono, y más allá de la pifia de sus errores ortográficios en los que quedó exhibido como el zafio que es, Andy Félix no pudo explicar claramente cómo se agenció su casita en La Primavera con un varlor de 2.5 millones de pesos. ¿Para sacar cuentas sí es bueno el joven priista, porque queda claro que para escribir no lo es?

Si algo ha contribuido el movimiento magisterial Somos Más que 53, surgido al seno del hartazgo de la corrupción imperante, es que realmente han exhibido en toda su amplitud los apetitos de los líderes como Daniel Amador, Silvino Zavala Araujo y José Fernando Sandoval Angulo, quienes tratan de desvirtuar de la manera más burda esta organización de maestros, al decir que es un movimiento político... ¿?

¿Y no es un movimiento político caciquil y borregil el grupo ENCIMA? ¿No es un asunto político todo el manejo del sindicato? ¿No son políticos todos los chantajes que hace Amador Gaxiola a la cúpula para conseguir puestos a sus más allegados, entre ellos a su hijo, quien nunca ha tenido un mérito propio más que llevarse las palmas de la ignominia al llevar a sus porros al Congreso?

Aquí es cuando la sociedad debe acompañar más a sus profesores honestos, alentar estas luchas y estas causas en contra del cacique que con creces ha demostrado que solo piensa en sí mismo y en sus secuaces... pobres aquellos que fueron de acarreados y pobres los de ENCIMA, incapaces de rebelarse al ladrón patrón que les sonríe desde el Senado.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de DIARIO ADISCUSIÓN; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Columnas| Noticias relacionadas